Entrevista a Mónica Botas: “La RSC impulsa la mejora y evolución de las organizaciones”

30 EneroNoticias Socios

...En 1 minuto

Madrid, enero 2019

Mónica Botas, Directora de Certificación de Bureau Veritas, es licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y cuenta con un Programa de Dirección General (PDG) por el IESE Business School de la Universidad de Navarra. Con más de veinticinco años de trayectoria profesional contribuyendo a que las organizaciones dirijan su gestión hacia la excelencia, reflexiona sobre la evolución del sector.

¿Qué habilidades consideras que son imprescindibles para un líder?

En el momento actual, en el que la tecnología tiene una posición preeminente en la vida y en la evolución de las organizaciones, los líderes deben tener una gran capacidad para promover y adaptarse a los cambios, para que ellos mismos sean generadores de iniciativas de transformación continua, y para que la empresa se adapte a los nuevos métodos de gestión y las necesidades de los clientes, que evolucionan de forma constante. Esta evolución tiene que ir acompañada de aptitudes y habilidades en comunicación y en gestión de equipos, dos aspectos de gran trascendencia.

No hay que olvidar que los éxitos en las organizaciones siempre se consiguen gracias al trabajo en equipo, dirigido hacia la consecución de un objetivo claro. Para que la motivación de las personas en la obtención de ese objetivo sea una realidad, el líder está obligado a comunicar claramente la meta y el camino a seguir. También es necesario identificar y promover el potencial de todos los profesionales, gestionar sus emociones y su adaptación a posibles variaciones. Y sobre todo ser ejemplo, como se suele decir, debe “tirar del carro”, potenciando mucho más el enfoque a la gestión del cambio continuo.

 

¿Hasta qué punto las organizaciones españolas han avanzado en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)?

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la RSC de la empresa es “el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas, para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos, como en su relación con los demás actores”.

Además de lo indicado en la definición de la OIT, hay que tener en cuenta el carácter voluntario de las acciones definidas por la organización; la relación con otros sistemas de gestión; la medición y seguimiento de objetivos e indicadores para demostrar el cumplimiento de los valores y principios de la organización; la inclusión de acciones no sólo vinculadas con lo laboral sino también con el medioambiente, el desarrollo sostenible, la transparencia… Se trata de tener presente todas las acciones que mejoren de manera continua la relación de la organización con la sociedad y los grupos de interés.

Teniendo presente todo esto, es cierto que en los últimos años las empresas se están implicando cada vez más en la elaboración de sus memorias de RSC, pero no sólo como un mecanismo de comunicación con las partes interesadas, también como una verdadera herramienta interna de mejora y evolución, por lo que, en estos procesos cada vez prima más la formación e implicación de las áreas directivas de las organizaciones.

 

¿La implicación de las organizaciones con la RSC va en aumento?

Sí, por supuesto. Desde Bureau Veritas; como Entidad de Certificación, Evaluación e Inspección, observamos el aumento de la demanda por parte de las organizaciones en certificaciones/verificaciones relacionados con la RSC, como SA 8000, SGE 21, Global Reporting Initiative Standards, etc. Este crecimiento de la certificación por parte de las organizaciones está vinculado con el cambio en el desarrollo de contenidos de las memorias anuales, que inicialmente contenían principalmente datos financieros y, ahora del mismo modo, se abordan otras cuestiones relacionadas con la RSC, que son igual de importantes.

Además, esta evolución se va a ver potenciada por la Ley de divulgación de información no financiera y diversidad, recientemente publicada, que amplía los contenidos de información no financiera de las empresas a los ámbitos laborales, medioambientales, de derechos humanos, de lucha contra la corrupción y el soborno, de respeto a la sociedad, a consumidores, a proveedores, etc. Esta nueva Ley está movilizando a las empresas, que rápidamente quieren adaptarse para cumplir sus requisitos. Por este motivo, recibimos muchas peticiones sobre evaluaciones vinculadas a estos asuntos. Es algo que, lógicamente, va a hacer que crezca el compromiso con la RSC en nuestro país.

 

¿Qué tareas quedan pendientes?

Siempre van a quedar tareas pendientes. Es lo bueno de los sistemas de gestión (sea cual sea el modelo), porque es una metodología que siempre plantea a las empresas nuevos retos. La Responsabilidad Social se está convirtiendo en uno de esos métodos que, al tratar tantas actividades de las organizaciones, permite una mejora continua y permanente. Abarca  sistemas clásicos como son el de la calidad, el medio ambiente y la seguridad y la salud en el trabajo, pero también engloba nuevos planteamientos relacionados con la sostenibilidad, como la economía circular, la gestión del riesgo en aspectos como el compliance y el antisoborno, etc. La Responsabilidad Social es el marco perfecto para la adaptación a los cambios y a las nuevas exigencias del mercado.

 

¿La transformación digital influye en el buen gobierno en las organizaciones?

La transformación digital forma parte de los procesos de las organizaciones. No es una acción independiente, porque está vinculada con la mejora de las actividades en todos sus ámbitos. Está directamente relacionada con el Buen Gobierno de las empresas, que va enfocado a la transparencia, eficiencia y mejora de la confianza en el mercado. Gracias a la transformación digital, la evolución y medición de las acciones y objetivos es mucho más fiable.

 

¿Crees que es necesaria la creación de regulación sobre transformación digital?

La regulación existe, tenemos leyes y reglamentos que determinan las responsabilidades de las instituciones y los derechos de los usuarios. Aunque es cierto que existe todavía mucho desconocimiento sobre alcance real en las distintas organizaciones. Creo que se ha esperado mucho y que ahora se está corriendo para dar cumplimiento a todas las exigencias.

Club Excelencia en Gestión

Más visto

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Síguenos en

Linkedin Twitter Facebook Youtube