Entrevista a Alfredo Bohórquez, Presidente de la Comisión de Contratación Pública del Club

23 OctubreNoticias Club Excelencia en gestión

Alfredo Bohórquez, Presidente de la Comisión de Contratación Pública del Club Excelencia en Gestión que nace con el objetivo de impulsar la excelencia y transparencia en la contratación pública, explica el motivo de la creación del Premio Nacional de Calidad y Excelencia en la Contratación Pública 2020, entre otros temas de interés vinculados con la Administración Pública.

 

¿Cuál es el objetivo de la celebración del “Premio Nacional de Calidad y Excelencia en la Contratación Pública 2020”?

El premio es fruto de la estrecha colaboración entre el Club Excelencia en Gestión y el Observatorio de Contratación Pública, iniciada en 2018. Tiene como objetivo reconocer a las administraciones públicas que impulsen la calidad y la excelencia en la contratación pública. Cada administración (estatal, autonómica o local), podrá presentar entre 1-3 pliegos de condiciones (publicados entre el 1 de junio de 2019 y 30 de junio de 2020). 

Las bases de los premios se publicarán en la web del Club Excelencia en Gestión y del Observatorio de Contratación Pública y se presentarán en el III Congreso Anual del Observatorio de Contratación Pública, que se realizará del 5 al 6 de noviembre de 2019 en Zaragoza.

 

De la Guía “50 criterios de Calidad y Excelencia para la prestación del servicio, que aportan valor en la contratación pública”, ¿Qué 5 criterios considera que son los fundamentales?

Podemos resaltar como algunos de los más importantes, los siguientes:

  1. La realización periódica durante la ejecución del contrato, de una auditoría de evaluación de la calidad y cumplimiento de la entidad adjudicataria (con respecto al cumplimiento del contrato, del convenio laboral que corresponda y las condiciones laborales ofertadas). Será realizado por entidad independiente que emite informe (organismo nacional con acreditación europea).
  2. En los servicios con criterios de criticidad en calidad y excelencia, potenciar la valoración a la calidad de la prestación del servicio, con respecto al precio, dando poco valor al precio o utilizando una fórmula que atenúa en puntos el impacto del precio (fórmula usada en licitaciones europeas para contratación de servicios especializados de consultoría).
  3. Los servicios tienen un coste que debe ser asumido en las tarifas de contratación. Se debe aplicar el criterio de ofertas anor­malmente bajas a todas las ofertas que no cubran los costes reales de los servicios.
  4. Incorporar aspectos de calidad en los criterios de aplicación automática de fórmulas, tales como la medición de indicadores de la prestación del servicio al menos trimestralmente (la propuesta incluye los indicadores, su fórmula de cálculo y frecuencia) o la realización de encuestas de satisfacción anual­mente a los grupos de interés.
  5. En los elementos de juicio de valor, valorar aspectos tan relevantes del servicio, como la Misión, Valores, Procesos del servicio, Sistema de comunicación y participación, plan de formación, sistema de liderazgo o gestión de motivación, talento, felicitaciones y reconocimiento, entre otros.

 

En un mercado global y dinámico, en el que el ciclo de la economía cambia a un ritmo claramente acelerado, ¿en qué estado se encuentra la contratación pública?

En el prólogo de la publicación de los 50 criterios, José María Gimeno Feliú, Presidente del Observatorio de Contratación Pública, nos indica que la contratación pública es una de las principales herramientas para implementar políticas públicas y conformar la exigencia de transformación social encomen­dada a nuestros poderes públicos. La dimensión económica de la contratación pública está en el entorno del 20 por ciento del PIB.

También, hace referencia a que una correcta utili­zación del contrato público, como instrumento al servicio de políticas públicas, debe permitir reforzar los principios inherentes al modelo social europeo y garantizar su sostenibilidad. La calidad es, por tanto, el nuevo eje transversal sobre el que diseñar una estrategia correcta de contratación pública, de cuyo éxito depende el lide­razgo institucional de nuestros poderes públicos.

En la fase previa a la publicación de los 50 criterios, se realizó un estudio sobre concursos convocados de prestación de servicios sociales, desde julio de 2015 a julio de 2016, con importes superiores a 300.000€ (fuente Gestboes). Tras este primer filtro, se selec­cionaron 30 pliegos de condicio­nes de 26 administraciones públicas, con un importe económico convocado de 783 millones y en los que en el baremo de adjudicación, el 55,82% de los puntos asignados fue a precio y a mejoras con coste económico. Actualmente existe una excesiva valoración de los aspectos económicos, lo que dificulta la calidad de la prestación de los servicios y la calidad del empleo.

La calidad de una administración pública también se mide por los niveles de calidad de sus proveedores. Es necesario impulsar ambas para que resulten beneficiados la sociedad, los servicios y trabajadores/as.

 

¿Qué debería hacer la Administración Pública para adoptar estos criterios?

No todos los tipos de servicios se deben contratar de la misma forma. Los servicios de atención directa a la ciuda­danía son más sensibles desde el punto de vista de calidad.

En este sentido, desde el Club Excelencia en Gestión y el Observatorio de Contratación Pública, proponemos impulsar un cambio de paradigma en la contratación pública, impulsando la valoración de la calidad y la excelencia e incorporando en la siguiente reforma de la Ley de Contratos del Sector público, una segmentación de los servicios que son críticos a nivel de calidad y excelencia.

En el documento de 50 criterios, planteamos como servicios con criterios de criticidad en calidad y excelencia, los siguientes tipos (son objeto del premio de excelencia):

  1. Cuando su objeto está relacionado con los servicios del Estado de Bienestar (educativos, sanitarios, sociales) y con servicios de atención directa a la ciudadanía.
  2. Servicios básicos que tengan un componente crítico, al afectar las condiciones de vida básicas de la ciudadanía (limpieza, deportivos, información, culturales……).
  3. Otros servicios cuyo objeto está muy relacionado con la seguridad o vida de las personas (transporte público, mantenimiento de instalaciones críticas, seguridad).
  4. Contratos técnicamente complejos o de consultoría.

Impulsar la calidad y la excelencia en la contratación pública es nuestro compromiso con las personas y la sociedad.

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Síguenos en

Linkedin Twitter Facebook Youtube