Club Excelencia en Gestión

Estamos procesando tu petición.
El proceso puede tardar unos segundos.
¿Qué es el design thinking? Definición, características y fases

El design thinking es una metodología de trabajo indispensable para el desarrollo de las empresas. Descubre cómo funciona y por qué aplicarlo en tu negocio.

 

Hoy en día, las estrategias de negocio están cada vez más enfocadas a la experiencia de los usuarios y consumidores de un producto o servicio. Por este motivo se necesitan alternativas que sean eficaces para satisfacer sus necesidades.

Al mismo tiempo, cada vez son más las empresas que buscan nuevas herramientas de trabajo para alcanzar sus objetivos, lograr diferenciarse del resto y mantenerse actualizadas.

Para eso existen metodologías que facilitan los procesos y proponen soluciones innovadoras. Una de ellas es el design thinking. Vamos a conocer su definición, sus funciones y todo lo que necesitas saber para que puedas aplicarlo con éxito.

 

¿Qué es design thinking y cuáles son sus características principales?

El design thinking es un concepto que hace referencia a un conjunto de herramientas utilizadas por equipos de trabajo para ayudar a resolver problemas y buscar soluciones de forma creativa e innovadora.

En otras palabras, es una metodología muy efectiva que utilizan las organizaciones para crear productos y diseñar servicios basados en la experiencia de sus usuarios, y que es fundamental para alcanzar mejores resultados y superar a la competencia.

El principal objetivo del proceso de design thinking es entender en profundidad la necesidad del consumidor, identificar el problema y plantear soluciones útiles y aplicables.

Entre sus características principales, podemos encontrar:

Foco en el usuario: Pone a las personas en el centro de todo el proceso y en cada etapa del desarrollo para crear productos y servicios que logren satisfacer sus necesidades.

Comunicación visual: Se utilizan imágenes ilustrativas y buenas historias para captar la atención de las personas involucradas (los usuarios).

Colaboración del equipo: Es muy importante que el equipo creativo esté formado por personas de diferentes disciplinas y con distintos puntos de vista para obtener mejores ideas y una mejor creatividad.

Diversión: Busca que todo el equipo de trabajo se mantenga motivado y disfrute el proceso de encontrar soluciones alternativas.

¿Cuáles son las fases del design thinking?

El proceso de design thinking se divide en distintas etapas o fases que permiten que el proceso se lleve a cabo con éxito:

1. Empatía

Se trata de investigar, a través de la empatía, las necesidades del usuario real para el que se está diseñando y de entender el problema que necesita resolver.

El primer paso consiste en comprender los sentimientos y emociones de las personas, explorando sus necesidades y el entorno en el cual se mueven.

Algunas técnicas que se suelen utilizar para esta etapa son las entrevistas con distintas personas que integren el público al que se quiere cautivar, o también los Focus Group.

2. Definición

Esta fase propone identificar las necesidades y los problemas de los usuarios a partir de las observaciones recopiladas durante la primera etapa. Luego, se analiza y sintetiza toda la información para definir los problemas encontrados.

Esto será determinante para obtener una solución innovadora sobre el producto o servicio que se va a ofrecer.

3. Ideas

Luego de identificar el problema, se busca generar todas las ideas posibles para identificar soluciones innovadoras y elegir la que mejor se adapte a la necesidad. Para este paso se suele utilizar la famosa lluvia de ideas o brainstorming.

4. Prototipo

A partir de las ideas producidas en la etapa anterior, se lleva a cabo una selección de las mismas para pasar a prototiparse.

Esto quiere decir que se le da forma para poder compartirlas con el usuario, quien podrá darnos su feedback para entender si la solución planteada se ajusta o no a sus necesidades.

Existen muchas formas de crear prototipos; como la prueba de concepto, la maqueta física o el storyboard.

5. Prueba

La última de las fases del design thinking consiste en realizar pruebas a los prototipos con usuarios finales, quienes tendrán que interactuar con el producto o servicio para comprobar si la solución propuesta es la correcta o si es necesario volver a las etapas anteriores para hacer más iteraciones, cambios, etc.

Tras las conclusiones y modificaciones que se realicen en la etapa de prueba, el producto o servicio estará listo para su lanzamiento.

 

Ten en cuenta que las cinco fases no siempre son secuenciales. Esto quiere decir que no deben seguir ningún orden específico y que también pueden ocurrir paralelamente.

Ahora que ya conoces cómo es el desafío del design thinking, sus características, sus fases y su importancia, ¡anímate a aplicarlo en tu empresa y consigue el éxito que buscas!

 

Y recuerda que siempre puedes confiar en profesionales con la experiencia necesaria para ayudarte a mejorar y guiarte en todo el proceso. 

 

¿Te resultó útil esta información? Puedes encontrar más artículos de tu interés en nuestro blog. ¡Hasta pronto!

Adjuntos
Design thinking
Tipo de documento
Resumen Ejecutivo
Precio
Gratuito
Descargar

Comparte

Valoración